domingo, 16 de julio de 2017

Subida al Castro Valnera, 23 de mayo de 2017

Ya estuvimos en este pico el pasado invierno. Nos quedamos muy cerca de hacer cumbre pero la niebla nos lo impidió. Aquella fue una jornada de nieve (menos de la habitual) y esta ha sido una jornada de primavera radiante.

El Castro Valnera es una montaña situada en la frontera entre Burgos y Cantabria, en los valles pasiegos, de hecho se le llama también la montaña pasiega. Está muy cerca de Espinosa de los Monteros y no muy lejos de Villarcayo. Su cota es de 1.718 m.s.n.m. Al este, a la derecha mirando el mapa de frente, es la montaña más alta hasta los Pirineos.

Salimos después de clase y de comer algo rápido. Fuimos Susana, Silvia, unos amigos maestros del colegio de primaria y yo. Además de Toñete, el perro de uno de los maestros.















Acercándonos a la cumbre y haciendo cumbre:



























¡¡Qué buenos ratos hemos pasado este curso junt@s!!




Descenso y cervezas:








Siempre recordaré con inmenso cariño este primer año de docencia en Las Merindades y con más cariño todavía la gente que he conocido y de la que soy amigo.

Os dejo como casi siempre, querid@s, con música. Cuidaos mucho, nos vemos en el camino.

https://www.youtube.com/watch?v=6P8mfvCGKyg


domingo, 14 de mayo de 2017

Vía ferrata El Cáliz

Las Merindades no deja de sorprenderme. Y mi compañera Susana tampoco. El pasado 4 de mayo nos llevó con ella y un grupo de sus amigos a hacer una vía ferrata.

Yo no tenía claro qué era eso. Se trata de una mezcla entre escalada y montañismo. A lo largo de una pared vertical, incluso con desplomes (zonas de la roca que sobresalen de la vertical hacia el vacío) hay incrustados en roca una serie de asideros metálicos (por eso lo de "ferrata") y a lo largo de la vía se fija un cable de seguridad al que te vas asegurando mediante arneses y mosquetones. También puede haber, como fue el caso, alguna otra cosa como es un puente tibetano (en algunas hay hasta tirolinas).

El equipo que hay que llevar es calzado de montaña, un casco, un arnés, un mecanismo con mosquetones para fijarse en el cable metálico de la vía y un difusor de energía para que, en caso de caída, amortigüe un poco la fuerza con la que caes hasta que el mosquetón se engancha en el punto de anclaje del cable y te impide caer al vacío. Silvia (otra de mis compañeras de trabajo) y yo alquilamos el equipo para la ocasión.

La caída, si la hubiese, puede ser dura porque de cada punto de anclaje al siguiente en el cable de seguridad hay metro y pico más otro medio metro que hay de cuerda de seguridad entre el mosquetón y tu cintura, así que matarte No te matas, pero el castañazo puede ser importante.

Pues bien, la vía ferrata en cuestión se llama Vía Ferrata El Cáliz. Se encuentra en Cantabria, pero muy cerca del norte de Burgos (no lejos de donde vivo). Se accede a ella por el Puerto de Tornos, casi llegando a la localidad de Ramales de la Victoria. En la Red de Cuevas del Alto Asón.

Para ser nuestra primera vez, Silvia y yo estuvimos bastante dign@s.

Os pongo las fotos:


 










Terminamos la tarde merendando todo el grupo a pie de montaña y luego marchamos a Villarcayo a cenar en Casa Ana. Lo pasamos muy muy bien y me acosté con una sonrisa en la boca de felicidad.

Eso sí, hasta ahora no estaba federado en la Federación Española de Montañismo, pero no voy a esperar más para hacerlo. No es obligatorio pero te cubre cualquier incidencia que te ocurra en la montaña. Además, se puede tener un equipo de ferrata por relativamente poca inversión, así que lo mismo me lo compro porque es una actividad a la que se le puede sacar mucho partido, ferratas hay por toda España.

Os dejo el enlace de la vía en concreto y algo de música "buenrollera". Cuidaos mucho, querid@s, nos vemos en el camino.

http://ferrataelcaliz.es/

https://www.youtube.com/watch?v=MtTrJqx9AVk