domingo, 14 de mayo de 2017

Vía ferrata El Cáliz

Las Merindades no deja de sorprenderme. Y mi compañera Susana tampoco. El pasado 4 de mayo nos llevó con ella y un grupo de sus amigos a hacer una vía ferrata.

Yo no tenía claro qué era eso. Se trata de una mezcla entre escalada y montañismo. A lo largo de una pared vertical, incluso con desplomes (zonas de la roca que sobresalen de la vertical hacia el vacío) hay incrustados en roca una serie de asideros metálicos (por eso lo de "ferrata") y a lo largo de la vía se fija un cable de seguridad al que te vas asegurando mediante arneses y mosquetones. También puede haber, como fue el caso, alguna otra cosa como es un puente tibetano (en algunas hay hasta tirolinas).

El equipo que hay que llevar es calzado de montaña, un casco, un arnés, un mecanismo con mosquetones para fijarse en el cable metálico de la vía y un difusor de energía para que, en caso de caída, amortigüe un poco la fuerza con la que caes hasta que el mosquetón se engancha en el punto de anclaje del cable y te impide caer al vacío. Silvia (otra de mis compañeras de trabajo) y yo alquilamos el equipo para la ocasión.

La caída, si la hubiese, puede ser dura porque de cada punto de anclaje al siguiente en el cable de seguridad hay metro y pico más otro medio metro que hay de cuerda de seguridad entre el mosquetón y tu cintura, así que matarte No te matas, pero el castañazo puede ser importante.

Pues bien, la vía ferrata en cuestión se llama Vía Ferrata El Cáliz. Se encuentra en Cantabria, pero muy cerca del norte de Burgos (no lejos de donde vivo). Se accede a ella por el Puerto de Tornos, casi llegando a la localidad de Ramales de la Victoria. En la Red de Cuevas del Alto Asón.

Para ser nuestra primera vez, Silvia y yo estuvimos bastante dign@s.

Os pongo las fotos:


 










Terminamos la tarde merendando todo el grupo a pie de montaña y luego marchamos a Villarcayo a cenar en Casa Ana. Lo pasamos muy muy bien y me acosté con una sonrisa en la boca de felicidad.

Eso sí, hasta ahora no estaba federado en la Federación Española de Montañismo, pero no voy a esperar más para hacerlo. No es obligatorio pero te cubre cualquier incidencia que te ocurra en la montaña. Además, se puede tener un equipo de ferrata por relativamente poca inversión, así que lo mismo me lo compro porque es una actividad a la que se le puede sacar mucho partido, ferratas hay por toda España.

Os dejo el enlace de la vía en concreto y algo de música "buenrollera". Cuidaos mucho, querid@s, nos vemos en el camino.

http://ferrataelcaliz.es/

https://www.youtube.com/watch?v=MtTrJqx9AVk



jueves, 16 de marzo de 2017

Lunada Power Team (LPT). Misión Hoces del Ebro.

El pasado domingo salimos de ruta de nuevo un grupo de compañer@s. Los ya míticos LPT (Lunada Power Team). Las dos salidas que hemos hecho han sido para el recuerdo. Esta gente es donante de energía positiva. Además, los entornos naturales, las caminatas y el clima norteño le dan un toque chispeante y emocionante a las excursiones.

Comenzamos la ruta en Pesquera de Ebro, un pueblo que queda a 45 minutos de Villarcayo. En el páramo que está muy por encima del valle, en una altiplanicie. Ebro arriba. Se accede desde lo alto del Puerto de La Mazorra, atravesando un páramo. El pueblo es precioso, encajado en las hoces del Ebro.

La ruta es circular, de unos 17 km. Comienza y termina en Pesquera de Ebro y transita por el GR-99 (Camino Natural del Ebro) y el PR-BU 1 (El cañón del Ebro)




El primer tramo de la ruta transcurre por la parte alta de las hoces, viendo el río Rudrón y Ebro desde arriba. Con una vegetación y unas vistas impresionantes. Desde Pesquera de Ebro, pasando por Cortiguera. A partir de ahí, comenzamos el descenso hacia el cauce el río, llegando a Valdelateja. Cogiendo en ese punto las orillas del Rudrón, cauce abajo hasta desembocar en el Ebro. Pasando por una central eléctrica y volviendo a Pesquera de Ebro.

Una ruta muy variada. De montaña en el primer tramo, a considerable altura y viendo el río desde muy alto. Al mismo tiempo que volaban los buitres leonados a nuestra altura. Y desde Valdelateja una ruta fluvial a pie de río. Tanto el Rudrón como el Ebro estaban preciosos y, aunque nos llovió parte del recorrido y la temperatura durante todo el día no pasó de 4 ó 5 grados, el trekking mereció la pena.

Nos faltaron Cris y Jorge para completar el equipo, no pudieron venir. Somos en esta ocasión Susana, Silvia, Álvaro y yo.




























A partir de este punto comenzamos el descenso hacia el cauce del río Rudrón (afluente del Ebro) y del propio Ebro. Llegando a la aldea llamada Valdelateja.


































De vuelta en Pesquera de Ebro, tomamos un refrigerio en El Mesón del Cañón. Invitación cortesía de nuestro Álvaro. Entrando en calor con una estufa de leña en mitad del coqueto local.



A la salida del Mesón, y aunque la tarde se echaba encima y el frío arreciaba, decidimos conducir un poco carretera adelante, dirección contraria a la que teníamos de vuelta, para localizar un mirador con vistas al cañón. En eso que nos empezó a nevar, conseguimos ver el mirador, pero a la vuelta tuvimos nieve, conduciendo yo, en mi coche, sin cadenas ni ruedas de invierno... Conseguimos salir a la carretera general (no sin antes el cruce de algún corzo que otro) sin quedarnos bloqueados....






 



Segunda aventura del LPT. Recargadora de pilas total para afrontar la evaluación que hemos tenido esta semana. Con gente que transmite alegría, buenas vibraciones y optimismo. No se puede pedir más.

Os dejo con "Alegría". Nos vemos en el camino, amig@s, cuidaos mucho.

https://www.youtube.com/watch?v=68483tVx0eA